negocios

¿Cómo encontrar trabajo como freelancer en Cuba?

Decidir ser freelancer es todo un cambio de paradigma laboral para aquellos que no han tenido nunca experiencia en esta modalidad de trabajo. Pasar de ser un trabajador dependiente de tu empleador o jefe, quien es el responsable de guiar tu trabajo y decirte qué debes hacer, para convertirte en “tu propio jefe”, conlleva un proceso de adaptación integral.

No se trata solamente de decidir qué vas a hacer, sino además tienes que decidir el cómo, cuándo, dónde, … aristas del trabajo freelance que deberás comenzar a manejar tú mismo. Además de la gestión de tu contenido de trabajo, deberás tener en cuenta también los deberes propios de la acción de trabajar, como son los impuestos y obligaciones tributarias. Igualmente, no podrás descuidar la logística de trabajo, en la que se incluyen todos los gastos en los que incurres para realizar tu trabajo, y que deberás cubrir.

Por si fuera poco, la gestión de los proyectos en los que vas a trabajar también correrá a tu cargo. En este sentido, saber encontrar trabajos se torna una necesidad importante en esta nueva travesía como freelance. Y precisamente este post pretende brindar algunas luces sobre cómo encontrar trabajos y proyectos como freelancer.

¿Cómo encontrar trabajos y proyectos como freelancer?

Inscríbete en plataformas de trabajo freelance

No puedes pescar peces si no vas al río donde ellos nadan. Lo mismo ocurre con casi cualquier cosa. Debes ir hacia donde se encuentran los posibles clientes, y uno de esos sitios son precisamente las plataformas online para el trabajo freelance. No necesitas estar en todas, pues quien mucho abarca poco aprieta; además, algunas requieren pagos de cuotas o pagos para acceder a determinadas funcionalidades. Algunas de estas plataformas se especializan en determinado tipo de trabajo, otras son más generales. Por eso, lo más recomendados es que las estudies y decidas cuál es la que mejor te conviene. Entre las posibles plataformas que puedes valorar están:

Construye un portafolio a la altura del profesional que eres

Necesitas algo que hable por ti, de tus habilidades y destrezas, mientras te enfocas en seguir buscando ofertas. Que todo posible cliente que visite tu perfil se lleve una impresión real y completa de quién eres como profesional y cuáles son tus habilidades. Emplea para ello diversos formatos, como videos, imágenes, audios. No te limites simplemente a copiar y pegar tu currículo vitae en tu perfil. Bien sabes que una imagen vale más que mil palabras y casi nadie se dedicará a leer parrafadas que hablen de tus capacidades; pero sí detallarán el producto final de tus proyectos.

En este sentido, agrega a tu portafolio los trabajos que hayas terminado, y si estás empezando, elabora muestras hechas concretamente para colocarlas en tu portafolio. Vela siempre por la calidad de lo que haces y esmérate actualizando tu perfil sistemáticamente.

Crea y mantén una buena reputación: impulsa tu marca

No basta con que coloques en letras doradas en tu perfil que eres responsable y suficientemente capaz de hacer lo que dices que haces; eso deberás demostrarlo. La única manera de demostrarlo es precisamente siendo responsable, cumpliendo con tus compromisos y entregando un resultado a la altura de lo esperado y pautado con el cliente. Tu reputación la construyes tú y la destruyes tú. Así que si no puedes cumplir con los tiempos pautados, o no tienes habilidad en algún programa necesario para realizar el trabajo encomendado, lo mejor es que no lo hagas. No es recomendable dañar tu reputación por unos pocos ingresos, que significarán el comienzo de tu fin.

Tu reputación, además de tus habilidades, es de las cosas más básicas que necesita ir creándose un freelance. Sé coherente con cómo te defines y actúa en consecuencia. Con esfuerzo y dedicación, poco a poco, lograrás hacerte de un nombre y tu reputación llegará a trascenderte. Puede incluso que sea ella quien comience a atraerte nuevos clientes en lugar de ser tú quien salga a enamorarlos. Así irás creando y posicionando tu propia marca personal. Trabaja las redes sociales y saca partido de ellas para darte a conocerte e impulsar tu marca. Muestra en ellas tus trabajos y evidencias que hablen de tu calidad. Que ellas te sirvan como un canal más para llegar a tus posibles clientes.

Elabora una oferta de calidad

Un cliente que está en busca de un profesional que le realice determinado trabajo y esté dispuesto a pagar por ello no tenderá a irse con una oferta mediocre. A las personas no les gusta perder tiempo ni dinero, por tanto, elegirán al profesional cuya propuesta mejor se ajuste a lo que desean. Por tanto, cuando elabores tu propuesta para optar por un proyecto, tienes que ser suficientemente convincente de que la tuya es la mejor. Sin caer en chovinismos, el objetivo es que tu propuesta le muestre al posible cliente el interés que tienes sobre su proyecto, tus ideas al respecto, cómo enfocarías su abordaje. Haz una presentación de la misma como mejor se ajuste al cliente, pónselo fácil, que no tenga que perderse leyendo escritos enormes en los cuales no encuentra lo que busca.

Ofrece siempre más de una idea, bríndale opciones, que el cliente vea que contigo pudiera contar con un abanico de posibilidades. Pero nunca cometas el error de adelantar el proyecto antes de que te escoja. Se trata de enamorar al cliente, pero no de regalarle el trabajo. Recuerda que tu tiempo y esfuerzo valen.

Aprende a asignar un precio adecuado

Asunto crítico el de definir el precio que le asignarás a tu trabajo. Despójate de la idea de que las ofertas más baratas se llevan todos los trabajos, así como tampoco caigas en la ingenuidad de fijar un precio inalcanzable. Debes ser justo con tu profesión, tus habilidades, el tiempo que te llevará realizarlo y la calidad con que el cliente lo precisa. Si bien se recomienda no comenzar estableciendo un precio tan alto las primeras veces, no debes menospreciar tu trabajo. Recuerda que dentro de tu precio no solo está el tiempo y los materiales empleados, sino todos aquellos gastos fijos y variables en los que incurres mes tras mes, y que marcan el mínimo que precisas cobrar. Valórate a ti y a tu trabajo, no te excedas ni te limites, pero mantente firme cuando tomes una decisión, luego de sopesar todas las variables intervinientes.

Actualízate siempre

Cada minuto que pasa es un minuto en el que tus destrezas van cayendo en obsolescencia mientras surgen novedosas y más eficientes maneras de realizar las cosas. Por tanto, si no quieres caer en la categoría de “no elegible”, tendrás que mantenerte actualizado en lo que se refiere a desarrollo y avances en tu sector. Así como refrescamos una página web cada cierto tiempo para verificar actualizaciones, debemos hacerlo con nosotros mismos. Los adelantos tecnológicos en casi todos los sectores son constantes, por lo que debemos asegurarnos de dominar aquello que nos puede ser útil y necesario para nuestro trabajo. Mantente actualizado y puede que tus oportunidades no mengüen.

Cuida tu expresión y comunicación

La manera en que te pones en contacto con posibles clientes es la puerta que abres a una posibilidad de relación duradera. A nadie se le ocurriría abrir una puerta a golpes, así como tampoco sería bien recibido un mensaje de “Yo puedo _aser ese trabajo” con tamaña falta de ortografía. Recuerda que nunca hay una segunda oportunidad para dar una buena primera impresión. Por tanto, tu expresión y la manera en que te proyectas hablan de ti, y del cuidado, preparación e interés que tienes como profesional del sector donde te desenvuelves. Así que cuida la ortografía y la expresión oral, trata de ajustarte a tu marca, esa que lanzas día tras día como profesional freelance

Asimismo, sé abierto en la comunicación con tu cliente. Si algo no entiendes, pregúntalo, no des nada por supuesto, pues después puede costarte caro si no atinaste con lo que el cliente esperaba. Una comunicación directa, abierta y respetuosa debe caracterizar tu proyección. Haz que el cliente se sienta bien y en confianza con una persona que está abierta al diálogo.

Estas son algunas de las recomendaciones que pueden guiarte en tus primeros pasos para encontrar trabajos y proyectos como freelancer. Ve alistando tus motores y trabaja en pulir aquello que todavía tiene óxido. Si te esmeras y te dedicas conscientemente, puede que recibas los frutos anhelados más temprano que tarde.

Tomado del blog Tropipay