Carros

Cómo escoger un asiento de bebé para el auto.

En muchos países de América Latina no hay reglamentos específicos sobre asientos de bebé y seguridad, pero te recomendamos este artículo donde podrás leer las regulaciones vigentes en los EE.UU., y así aplicarlas por ti misma para la seguridad de tu familia.

Hay básicamente tres tipos de asientos de seguridad para bebés:

Los asientos de auto solo para bebés

Estos se instalan siempre mirando hacia la parte trasera del vehículo, y son adecuados para bebés de 16 a 18 kilos de peso (35 a 40 libras) y 81 a 89 centímetros de altura (32 a 35 pulgadas). Este tipo de asientos transporta cómodamente a los bebés hasta que tienen aproximadamente un año.

Los asientos convertibles

Se llaman así porque primero se instalan mirando hacia atrás, para los bebés y niños pequeños, y a medida que tu niño crece, le das la vuelta y lo “conviertes” en un asiento de seguridad para niño mayor instalándolo mirando hacia delante. Son adecuados para los bebés desde el nacimiento hasta que pesen de 18 a 36 kilos (40 a 80 libras) y midan 148 centímetros (57 pulgadas) de altura, dependiendo de la silla.

Los asientos 3-en-1, o todo-en-uno

Están diseñados para crecer con tu hijo y acompañarlo desde que nazca hasta que ya no necesite un alzador (booster). Se pueden instalar de la siguiente manera:

  • Mirando hacia atrás, para bebés de 2.3 a 23 kilos (5 a 50 libras).
  • Mirando hacia delante y con el arnés de seguridad, para niños de 9 a 36 kilos (20 a 80 libras) .
  • Mirando hacia delante sin respaldo, o como asiento alzador (booster) con respaldo alto, para niños hasta 45 a 54 kilos (100 a 120 libras) de peso y hasta 132 a 145 centímetros (52 a 57 pulgadas) de altura, dependiendo del modelo.

¿Por qué deberías comprar un asiento de auto solo para bebés, si tienes la opción de comprar uno convertible o todo-en-uno?

La principal razón es la seguridad. Aunque la mayoría de los recién nacidos caben en un asiento convertible o un asiento todo-en-uno, los expertos generalmente coinciden en que los bebés que pesan menos de 9 kilos (20 libras) viajan más seguros en un asiento que es solo para bebés.

A veces las correas del arnés de los asientos convertibles son demasiado largas para que se puedan ajustar correctamente a la altura del bebé (haz la “prueba del pellizco”: trata de pellizcar la parte de la correa que pasa por encima del hombro del bebé. Sabrás que está bien ajustada si no logras atrapar ningún pedazo de correa entre tus dedos).

Otro problema es que las ranuras por donde salen las correas a veces están demasiado altas. Cuando la silla está orientada hacia atrás, las correas del arnés deben salir del asiento justo a la altura de los hombros del bebé o un poco más abajo, para que le ofrezcan la protección adecuada. Si las ranuras quedan por encima de los hombros de tu bebé, las correas quedarán demasiado altas y no lo protegerán adecuadamente.

Otro punto importante es la practicidad. Los asientos solo para bebés son más pequeños y ligeros que los convertibles o todo-en-uno, y tienen un asa o mango para facilitar su transporte. Además, se quitan fácilmente de una base que permanece en el auto y se encajan automáticamente en la carriola o cochecito del bebé, lo cual te permite transferir a tu pequeño de un lugar a otro sin despertarlo.

En contraste, la mayoría de los asientos convertibles o todo-en-uno, tienen que instalarse en el auto y permanecer ahí, y necesitas quitarle el cinturón a tu bebé y sacarlo de la silla de auto para transferirlo a una carriola o portabebés.

Otro factor que hay que tener en cuenta es que los recién nacidos necesitan viajar en una posición inclinada de 30 a 45 grados para que no se les dificulte la respiración y tengan la mejor protección en caso de una colisión.

Algunas sillas convertibles ocupan demasiado espacio en el asiento trasero del auto cuando se instalan en el ángulo correcto, lo cual muchas veces obliga al conductor o al pasajero delantero a poner su asiento en una posición incómoda, y dependiendo del modelo de tu auto, es posible que ni siquiera sobre un espacio adecuado para el conductor y el pasajero.

Una vez que tu niño ya no quepa en una silla de auto solo para bebés, tendrás que comprar un asiento convertible o todo-en-uno. Los bebés más grandes tendrán que cambiarse antes a un asiento mayor, mientras que los más pequeñitos podrían caber en su silla de bebé hasta su primer cumpleaños o más. (Los bebés tienden a sobrepasar el límite máximo de altura antes de sobrepasar el límite de peso de los asientos de auto para bebés).

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) recomienda que los padres y las personas que cuidan a los niños, los mantengan en una silla de auto orientada hacia atrás hasta que los niños sobrepasen los límites de peso y altura de su asiento de auto, lo cual sucederá cuando tenga aproximadamente 4 años.

 

 

 

Tomado de Baby Center